El pasado mes de noviembre perdieron la vida en carretera 16 personas que viajaban en motocicleta, esto representa el 42% de los 38 decesos de ese mes, triplicando la cantidad de fallecidos en automóvil y en bicicleta (5 casos cada uno el mes pasado).

Según los datos estadísticos suministrados por la Dirección General de la Policía de Tránsito, con los 16 decesos en motocicleta, el mes pasado, ya se suman 180 en lo que va del año (43% del total de los 414 fallecidos), 6 más que los sumados entre enero y noviembre de 2016.

Por otro lado, en el 2017 se suman 77 decesos en automóvil, menos de la mitad de los reportados en motocicleta.

Esta comparación permite establecer con claridad una gran diferencia respecto a la cantidad de muertos en carretera, en motocicleta, respecto a otros actores viales, un tema que sigue preocupando a las autoridades de la Policía de Tránsito.

“Por un lado nos sigue alarmando el tema de los motociclistas, pero también es evidente que ya superamos la cantidad de personas que murieron en automóvil el año pasado. Tenemos 6 motociclistas más muertos respecto a noviembre de 2016, pero tenemos 17 más que fallecieron en automóvil”, rescató el Comisario Mario Calderón, Director de la Policía de Tránsito.

El abuso de la velocidad (114 decesos), la invasión de carril (93), la imprudencia del conductor (79), así como la imprudencia del peatón (60) y la ebriedad del conductor (21) son las cinco causas más frecuentes de muerte en carretera.

En esa línea, Calderón reiteró el compromiso anunciado esta semana en el plan operativo de Navidad y fin de año, enfocado principalmente en salvar vidas, particularmente en el mes de diciembre, ya que el año pasado, en el último mes, perdieron la vida 52 personas, la cifra más alta para un mes de diciembre desde 1998, cuando se sumaron 54 casos.

No abusar de la velocidad, principalmente en las noches, cuando las condiciones de poco tránsito podrían tentar a hacerlo, es clave para reducir riesgos. Si se asistió a una fiesta, la persona debe entender que querer regresar a la casa rápido podría hacer que nunca llegue. En el sentido contrario, si se va tarde para una actividad social, es mejor perderse parte de la actividad a perdérsela por completo por un accidente.

Respecto al consumo de alcohol, Calderón hace las mismas recomendaciones de siempre: no conducir si se consumió alcohol; si se va a tomar, es mejor no llevar el vehículo, utilizar taxis o autobuses es preferible en estos casos. No subirse a un vehículo sabiendo que el conductor consumió licor es una decisión lógica. “Si la amiga, el esposo o el hijo lamentablemente insiste en conducir en estado etílico a veces vale más la pena que termine arrestado a que muera; si no quieren hacer caso, llamen a la Policía”,aconsejó el funcionario.

Usar el casco cuando se viaja en la motocicleta, el cinturón cuando se traslada en un carro y no ver mensajes en el celular mientras se conduce son otros consejos que pueden salvar vidas.